Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

See other formats


COMENTARIO DE LA LECCIÓN 

II Trimestre de 2008 

"Jesús es maravilloso" 

Lección 9 

(24 al 31 de Mayo de 2008) 

La ternura de su amor 



Versículos de estudio propuestos para esta semana: Mateo 5:44-48; 19:13,14; 23:37; 
Lucas 10:38-42; Juan 8:2-11; Hechos 6:7 

1. Por la mujer sorprendida en adulterio (Juan 8:2-1 1 ) 

Como ya hemos comentado en " El desafío de sus dichos" . Jesús fue tentado en reite- 
radas ocasiones con situaciones de difícil resolución aparente, donde el solo hecho de 
tomar una de las dos posiciones ofrecidas por los escribas y/o fariseos traería sobre Él 
un problema en relación a los poderes de la Tierra (sea Romano o Judío). Este es uno 
de esos casos. 

En Levítico 20:10, Deuteronomio 17:7 y Deuteronomio 22:22-24 se muestra la "Ley 
de Moisés" que traen los escribas y fariseos ante Jesús y la mujer adúltera para con- 
denarla. 

Los textos dicen así: 

"Si un tiombre comete adulterio con la mujer de otro hombre, (que cometa adulterio 
con la mujer de su prójimo), el adúltero y la adúltera ciertamente lian de morir" 
Levítico 20:10 (LBLA - destacado nuestro) 

" La mano de los testigos caeré primero contra él para darle muerte y después la mano 
de todo el pueblo . Así quitarás el mal de en medio de ti' Deuteronomio 17:7 (LBLA - 
destacado nuestro) 

"Si se encuentra a un hombre acostado con una mujer casada, los dos morirán, el 
hombre que se acostó con la mujer, y la mujer; así quitarás el mal de Israel. Si hay 
una joven virgen que esté comprometida a un hombre, y otro hombre la encuentra en 
la ciudad y se acuesta con ella, entonces llevaréis a los dos a la puerta de esa ciu- 
dad y los apedrearéis hasta que mueran; la joven, porque no dio voces en la ciudad, 
y el hombre, porque ha violado a la mujer de su prójimo; así quitarás el mal de en 
medio de ti" Deuteronomio 22:22-24 (LBLA - destacado nuestro) 

Con estos antecedentes mosaicos, los escribas y fariseos traen a la mujer delante de 
Jesús y lo ponen a prueba para tentarle, tal como dice el versículo 6 del capítulo 8 
de Juan: 

"Decían esto, probándole, para tener de qué acusarle. Pero Jesús se inclinó y con el 
dedo escribía en la tierra" Juan 8:6 



Como dice la VRV 95, en la nota a este versículo "Si Jesús se pronunciaba en favor de 
la mujer, podrían acusario de no tomar en serio ia Ley mosaica; si se declaraba en fa- 
vor de ia pena de muerte, entraría en confiicto con ias autoridades romanas" VRV nota 
al pié de página del versículo 6. 

Nuevamente, los escribas y fariseos tenían un "problema teológico", o bien un proble- 
ma de poder traducido en términos teológicos para respaldar sus propias ambiciones. 
Lo explicamos. El principal problema de los Romanos y de los Judíos de la época 
de Jesús, era la amenaza de perder poder político y/o religioso por sobre el pue- 
blo. Así, Jesús con sus milagros, enseñanzas y misión como Hijo de Dios, produjo un 
celo religioso en el poder religioso judío de la época, y una preocupación política en 
Roma. Esta es la principal razón por la que los escribas y fariseos buscaban tentar y 
acusar a Jesús, para de esta manera, eliminar la amenaza que este suponía a sus au- 
toridades. 

Lo cierto es que para ello utilizan "medias verdades", y pretendían poner a Jesús en 
una encrucijada en presencia del pueblo. Sin embargo, uno puede preguntarse: Si 
IVIoisés, tal como hemos visto, aprobó la muerte por apedreamiento para el adulterio 
¿por qué Jesús, como judío, no cumplió con dichos mandatos? 

Bien, aquí radica la "astucia" de los escribas y fariseos, y la utilización de "medias ver- 
dades". Si os fijáis en los versículos citados, la razón del apedreamiento y muerte por 
adulterio tenía una razón de ser para aquél período de la historia del pueblo de 
Dios. La razón era "quitar el mal de en medio de ti". Pero este mandato sólo tiene sen- 
tido en el contexto histórico-salvífico de la época. Fue Dios quien determinó, a través 
de Moisés, por medio de ritos, sacrificios, y normas, la manera anti-típica de mantener 
limpio al pueblo escogido (Israel). Sin embargo, desde la venida del Mesías, al dejar de 
existir "un pueblo escogido" (físico y concreto como lo era Israel), ya no tiene sentido, 
no solo aquellos sacrificios, ritos y normas, sino la misma razón de ser de "quitar el mal 
de en medio de ti". En Jesús la salvación se extendió a todo el mundo (Judío, griego, 
esclavo, rico, pobre, etc.). Quien debía ahora estar limpio era Jesús, y no Israel (es 
decir, la función de Israel como pueblo especialmente escogido con el fin de atraer a 
los incrédulos a Dios, fracasó. O dicho de otro modo, procuró cumplirlo por un período 
de tiempo hasta que el Mesías vino a completarla cumpliendo todos los requisitos que 
se pedían a Israel en su misma persona). La salvación y religión (re-ligare) llega de 
esta manera a su máxima expresión y realidad: LA RELACIÓN PERSONAL CON 
DIOS RESTAURADA. 

En otras palabras, los fariseos y escribas no sólo estaban ciegos por el poder reli- 
gioso que veían amenazado en la persona de Jesús, sino que también estaban cie- 
gos teológicamente al no comprender que las leyes de moisés se cumplieron en 
Jesús, el Mesías. Y que la razón de ser de aquellas normas (palabras) estaba en vida 
delante de ellos en la persona de Jesús (el Verbo encarnado). 

Jesús no hizo una excepción con la mujer adúltera. Tampoco actuó así por considera- 
ción al supuesto engaño que tramaron contra ella. Jesús actuó con AMOR, porque Él 
era el AMOR ENCARNADO. Jesús no condenó a la mujer adúltera porque durante su 
ministerio en la Tierra él vino a SALVAR y no a JUZGAR. 



"Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el 
mundo sea salvo por El" Juan 3:17 (LBLA - destacado nuestro 

"SI alguno oye mis palabras y no las guarda, yo no lo juzgo; porque no vine a juzgar 
al mundo, sino a salvar al mundo" Juan 12:47 (LBLA- destacado nuestro) 

Jesús vino a manifestar la Justicia, que sólo viene del Padre. Ningún ser humano tiene 
autoridad para juzgar cuestiones espirituales de terceros. Y sólo es "justo", quien acep- 
te la justicia de Cristo como la suya. Sin comprender esto, quien juzga se condena a sí 
mismo. 

"Por lo cual no tienes excusa, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas, pues al 
juzgar a otro, a ti mismo te condenas, porque tú que juzgas practicas las mismas 
cosas" Romanos 2:1 (LBLA - destacado nuestro) 

2. Por los niños (IVIateo 19:13-14) 

"Entonces le trajeron algunos niños para que pusiera las manos sobre ellos y orara; y 
los discípulos los reprendieron. Pero Jesús dijo: Dejad a los niños, y no les Impidáis 
que vengan a mi, porgue de los gue son como éstos es el reino de los cielos" Ma- 
teo 19:13-14 (LBLA - destacado nuestro) 

Jesús explica la razón por la cual manda no impedir que se acerquen los niños a Él, 
"porque de los que son como éstos es el reino de los cielos". 

Estas palabras están expresamente explicadas en IVIateo 18:2:4. 

Para conocer la respuesta lee nuestro comentario en " La experiencia del discipulado" . 
epígrafe 2, titulado "Los niños y el discipulado (la razón del hombre y la fe de un 
niño). * 

Ya en Salmos se expresaba la misma idea: 

"En verdad me lie comportado y he acallado mi alma como un niño destetado de 

su madre. ¡Como un niño destetado esté mi alma!' Salmos 131:2 (VRV 95 - destacado 
nuestro) 

3. Por la familia de Lázaro (Juan 1 1 :5) 

"Y Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro" Juan 11:5 (LBLA - destacado 
nuestro) 

Sí, la Biblia dice que Jesús amaba a María tanto como a Marta y a su hermano Lázaro. 
Sobre el trato que recibió Marta respecto de María en Lucas 10:38-42, leed nuestro 



1 http://escuelasabatica.wordpress.com/2008/02/20/8-la-experiencia-del-discipulado/ 



4, titulado "Turbada con muchas co- 



4. Por sus enemigos (Mateo 5:44) 

"Habéis oído que se dijo: "AMARAS A TU PRÓJiMO y odiarás a tu enemigo." Pero yo 
os digo: amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen" Mateo 5:43- 
44 (LBLA - destacado nuestro) 

Para comprender cabalmente estos versículos debemos acceder, necesariamente, al 
original en griego. El original griego de estos versículos dicen así: 

"nKouaoTS OTi sppsGn aYairriCTa? (amarás) tov TTÁnaiov oou kqi |jiorio£ig 
Tov £x9pov (enemigo) oou syü) 5£ Asyw u|jiv avaTraTE (amad) Toug 
EXBpou^ (enemigos) u|Jtüv £uAoy£IT£ tou^ KaTaptü|j£VOug u|jaq KoAtog 

■n-OI£IT£ TOUq IJIOOUVTO^ UjJO^ KOI ■n-pOO£UX£Oe£ UTT£p TtüV £-nTlp£a^OVTtüV 

u|jag KOI SitüKOVTtüv u|ja^" Mateo 5:43-44 (1894 Scrivener New Testament - 
TR1894 - Hemos destacado la palabra "amarás", "enemigo", "amad' y "enemigo" res- 
pectivamente) 

Existen cuatro (4) puntos a considerar para la comprensión de estos versículos: 

1 . En ningún sitio, en las Escrituras, aparece una ley o mandato bíblico que diga que 
uno debe "aborrecer al enemigo" (u odiarlo). Esta idea, tal como dice el interli- 
neal de Francisco Lacueva "era una añadidura antibíblica de los escribas", 

que probablemente se utilizaba entre ellos, y por tanto Jesús la cita como un man- 
dato reconocido de la época, pero no aparece dicho "mandato" en la Biblia. 

2. Algunas versiones agregan a esta traducción la frase "haced bien a los que os 
odian", sin embargo, éstas no están en el original griego. Simplemente dice 
"orad por los que os persiguen". Y la traducción correcta es la que aparece al 
principio de este epígrafe. 

3. Las palabras griegas que se tradujeron como "amarás" o "amad" son OYaTrncreí? 
y avaTraTE respectivamente, y se corresponden con la raíz agapao /ágape. En 
griego existen varias palabras para describir el "amor humano, y que los occiden- 
tales utilizamos indistintamente. Así el amor familiar o de amistad se define como 
fileo, el de una pareja o sexual es eros, y el amor como principio, aquel amor que 
Dios tiene para con los hombres es ágape (el de nuestro versículo de estudio). 

El Diccionario Expositivo de W.E. Vine, dice que: 

"Ágape y agapao se usan en ei NT: (a) para describir ia actitud de Dios liada su 
Hijo (Juan 17:26); hacia ia raza humana, en general (Juan 3:16; Romanos 5:8); y 
hacia aquellos que creen en el Señor Jesucristo, en particular (Juan 14:21); (b) pa- 
ra expresar su voluntad a sus hijos con respecto a la actitud que tienen que mos- 



2 http://escuelasabatica.wordpress.com/2008/01/29/5-genero-y-discipulado/ 



frarse mutuamente (Juan 13:34), y hacia todos los hombres (1 Tesalonicenses 
3:12; 1 Corintios 16:14; 2 Pedro 1:7); (c) para expresar la naturaleza esencial de 
Dios (1 Juan 4:8) " 

Por tanto, lo que Jesús nos quiere transmitir en estos versículos es que debemos 
"amar (ágape) a nuestros enemigo^'. Es decir, es un amor dirigido hacia el 
hombre en general como principio, que no depende del impulso del senti- 
miento o de la afinidad. En otras palabras, debemos amar a nuestros enemigos 
como Dios ama a la raza humana en g 



Por último, la palabra "enemigo" (ex6pov) y "enemigos" (ex6pou?) derivan de la 
raíz griega ecthros (ex6po?). Esto nos viene a decir, como veremos más adelante, 
que nosotros solemos utilizar la palabra enemigo muy a la ligera, aplicándolo so- 
bre cualquier persona que en determinado momento nos pudiera haber hecho 
algún daño . Sin embargo, enemigo, según el significado de la palabra en griego 



"Se usa como nombre, slgniücando enemigo, adversario. Se dice: (a) del diablo 
(Mateo 13:19; Lucas 10:19); (b) de la muerte (1 Corintios 15:26); (c) del creyente 
profesante que quisiera hacerse amigo del mundo, haciéndose entonces enemigo 
de Dios (Santiago 4:4); (d) de hombres opuestos a Cristo (Mateo 13:25,28; 
22:44; Marcos 12:36; Lucas 19:27; 20:43; Hechos 2:35; Romanos 11:28; FUI penses 
3:18; Hebreos 1:13; 10:13); o a sus siervos (Apocalipsis 11:5, 12); a la nación de 
Israel (Lucas 1:71, 74; 19:43); (e) de alguien opuesto a ¡ajusticia (Hechos 13:10); 
(f) de Israel en su enajenación de Dios (Romanos 11:28); (g) de los no regenera- 
dos en su actitud hacia Dios (Romanos 5.10; Colosenses 11:21); (h) de ios cre- 
yentes en su estado anterior (2 Tesalonicenses 3:15); (i) de enemigos (Mateo 
5:43, 44; 10:36; Lucas 6:27, 35; Romanos 12:20; 1 Corintios 15:25); del apóstol 
Pablo debido a que les decia la verdad a los creyentes (Gélatas 4:16)" VINE Dic- 
cionario expositivo de palabras del antiguo y del nuevo testamento exhaustivo, 
W.E. Vine, pág. 316 

Resumiendo, en las Escrituras no existe mandato al odio alguno. Jesús está pidiendo 
un amor como principio básico y elemental del cristianismo respecto de la actitud pro- 
pia de Dios por con uno y con toda la humanidad, y pide que aquellas personas opues- 
tas a Cristo, opuestas a la Justicia y enemigas de Dios, sean tenidas en cuenta en 
nuestras oraciones. De esta manera se busca hacer el bien de permitir que Dios siga 
trabajando en aquellas personas declaradas enemigas de Dios y que atentan contra 
nuestras personas. 

5. Por Israel (Mateo 23:1-37) 

Os dejamos el texto completo para vuestra reflexión personal. Creemos que sus pala- 
bras son de gran actualidad y cobran gran significado cuando se leen de corrido sin los 
versículos y capítulos, que por lo general suelen cortar la lectura. 

"Entonces Jesús habló a la muchedumbre y a sus discípulos, diciendo: Los escribas y los fariseos se han 
sentado en la cátedra de Moisés. De modo que haced y observad todo lo que os digan; pero no hagáis 



conforme a sus obras, porque ellos dicen y no hacen. Atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las po- 
nen sobre las espaldas de los hombres, pero ellos ni con un dedo quieren moverlas. Sino que hacen to- 
das sus obras para ser vistos por los hombres; pues ensanchan sus fílacterias y alargan los fíecos de sus 
mantos; aman el lugar de honor en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas, y los saludos 
respetuosos en las plazas y ser llamados por los hombres Rabí. Pero vosotros no dejéis que os llamen 
Rabí; porque uno es vuestro Maestro y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis a nadie padre vuestro 
en la tierra, porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. NI dejéis que os llamen preceptores; 
porque uno es vuestro Preceptor, Cristo. Pero el mayor de vosotros será vuestro servidor Y cualquiera 
que se ensalce, será humillado, y cualquiera que se humille, será ensalzado. Pero, ¡ay de vosotros, escri- 
bas y fariseos, hipócritas!, porque cenáis el reino de los cielos delante de los hombres, pues ni vosotros 
entráis, ni dejáis entrar a los que están entrando. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque 
devoráis las casas de las viudas, aun cuando por pretexto hacéis largas oraciones; por eso recibiréis ma- 
yor condenación. ¡Ay de vosotros, escrhas y fariseos, hipócritas!, porque recorréis el mar y la tierra para 
hacer un prosélito, y cuando llega a serio, lo hacéis hijo del Infierno dos veces más que vosotros. ¡Ay de 
vosotros, guías ciegos!, que decís: "No es nada el que alguno jure por el templo; pero el que jura por el 
oro del templo, contrae obllgaclón."¡lnsensatos y ciegos!, porque ¿qué es más Importante: el oro, o el 
templo que santificó el oro? También decís: "No es nada el que alguno jure por el altar; pero el que jura 
por la ofrenda que está sobre él, contrae obligación." ¡Ciegos!, porque ¿qué es más Importante: la ofren- 
da, o el altar que santifica la ofrenda? Por eso, el que jura por el altar, jura por él y por todo lo que está 
sobre él; y el que jura por el templo, jura por él y por el que en él habita; y el que jura por el cíelo, jura por 
el trono de Dios y por el que está sentado en él. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque 
pagáis el diezmo de la menta, del eneldo y del comino, y habéis descuidado los preceptos de más peso 
de la ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad; y éstas son las cosas que debíais haber hecho, sin des- 
cuidar aquéllas. ¡Guias ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello! ¡Ay de vosotros, escribas y 
fariseos, hipócritas!, porque limpiáis el exterior del vaso y del plato, pero por dentro están llenos de robo y 
de desenfreno. ¡Fariseo ciego! Limpia primero lo de adentro del vaso y del plato, para que lo de afuera 
también quede limpio. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque sois semejantes a sepul- 
cros blanqueados, que por fuera lucen herniosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de 
toda inmundicia. Asi también vosotros, por fuera parecéis justos a los hombres, pero por dentro estáis lle- 
nos de hipocresía y de iniquidad. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque edificáis los se- 
pulcros de los profetas y adornáis los monumentos de los justos, y decís: "Si nosotros hubiéramos vivido 
en los días de nuestros padres, no hubiéramos sido sus cómplices en den-amaria sangre de los profetas." 
Asi que dais testinonio en contra de vosotros mismos, que sois hijos de los que asesinaron a los profetas. 
Llenad, pues, la medida de la culpa de vuestros padres. ¡Serpientes! ¡Camada de víboras! ¿Cómo esca- 
paréis del juicio del infierno? Por tanto, mirad, yo os envió profetas, sabios y escribas: de ellos, a unos los 
mataréis y crucificaréis, y a otros los azotaréis en vuestras sinagogas y los perseguiréis de ciudad en ciu- 
dad, para que recaiga sobre vosotros la culpa de toda la sangre justa denramada sobre la tierra, desde la 
sangre del justo Abel hasta la sangre de Imarias, hijo de Berequias, a quien asesinasteis entre el templo 
y el altar En verdad os digo que todo esto vendrá sobre esta generación ¡Jerusalén, Jerusalén, la que 
mata a ios profetas y apedrea a ios que son enviados a ella! ¡Cuántas veces quise juntar a tus 
hijos, como la gallina junta sus pollitos debajo de sus alas, y no quisiste! " Mateo 23:1-37 (LBLA - 
lo nuestro) 

Blog EscuelaSabaticaASD